Las Expectativas y La Verdad

El tema empezó por un post de Txapulín, titulado Don Juan Tenorio en el que en plan Spoiler X-treme desvela gran parte de la trama de dicha obra. Naturalmente actuó de buena fé, faltaría más. El problema es que Don Juan Tenorio estaba en mi blibliolista, pero bueno, como es una obra tan conocida, no hizo mucho daño…

¿Conocida? Veamos… A TODO el mundo le viene en mente la escena del diván. Bien, analicemos la situación… Un burlador, dice versos románticos a una novicia… O dejándolo más claro, un tiparraco le endulza la oreja a una chati a punto de ser monja, ¿y por qué?

(Aviso que vienen palabras malsonantes de forma gratuíta, cuyo uso es más para enfatizar el discurso que para ofender a quien lee estas líneas)

¡¡¡PARA CALZÁRSELA, PASÁRSELA POR LA PIEDRA, TRAJINÁRSELA, FOLLÁRSELA HASTA QUE LA MINGA ESTÉ ESCOCIDA… (¿queda claro?) POR UNA JODIDA APUESTA!!!

La obra empieza cuando, tras un año, Juam Tenorio y Luís Mejía se reunen para comprobar el resultado de una apuesta, a ver quien en dicho año, hacía más daño con mejor suerte… Y cuando por puntos gana Tenorio (puntuando fiambres y mujeres), Luís Mejía suelta en plan bromita:

LUIS:
Sólo una os falta en justicia.
JUAN:
¿Me la podéis señalar?
LUIS:
Sí, por cierto: una novicia
que esté para profesar.

A lo que Don Juan (tipo romanticón, tal y como lo tenemos en mente) suelta que, no tan sólo se calzará (perdón por la expresión grosera, pero es que el shock fué….) a una novicia sino que además, a la futura mujer de un amigo apunto de casarse (Luis Mejías, para más señales).

Lo que pasa a continuación, no lo cantaré. Es más, os recomiendo que lo leais (reconozco que no tengo tanta gracia como Fermín Romero de Torres en La Sombra del Viento :Þ). En LIBROdot.com podreis encontrarlo y bajároslo (el registro es necesario, gratuíto y sin spam, doy fe).

Y todo ésto viene por el tema de creer que conoces algo que, cuando te pones a mirarlo con detenimiento, resulta ser que no. Inclúyase, películas (a ver quién me dice en que minuto de Casablanca se dice eso de “Tócala otra vez, Sam”), canciones (¿sabéis por qué llora la niña de la canción de Jeannette?), vuestro lugar de residencia (me juego mi Fanhunter RPG —firmado por Chema Pamundi— que ignoráis más de lo que conocéis), y de novelas, mejor no hablo (p.e. Drácula, Frankenstein, El Fantásma de la Ópera —sobretodo éste último—).

Y la sorpresa al descubrir la verdad, te deja con una sensación de haber hecho el canelo durante tanto tiempo que es difícil de superar en cosa de un día o dos… Parece como si la venda de los ojos se te cayese, por el simple hecho de que no se sujeta ni por un triste nudo. Lo positivo del caso es que siempre estás a tiempo de corregirlo, si tienes ganas.

Y ya que el bueno de ese Saltamontes finalizó el post con unos versos, yo haré lo propio.

JUAN:
Llamé al cielo y no me oyó,
Y pues sus puertas me cierra,
de mis pasos en la Tierra
responda el Cielo, no yo.

“No te dije que sería fácil, Neo. Te dije que sería la verdad.”
Morpheus (Lawrence Fishburne)
Matrix

Anuncios

Un pensamiento en “Las Expectativas y La Verdad

  1. Ja ja ja ja! Muy bien, Mr. Solo, aunque, ¿qué pensaba vuestra merced? ¿Qué el señor Tenorio estaba enamorado platónicamente de la monjita? Pues no, eso viene después, y he ahí su gran cagada.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s