Intimidaciones Vacías (o Amenazas Fantasma)

Ante todo, mi más debido respeto al gremio de letrados, abogados y gente del ámbito de la ley.

Hoy, me he encontrado dos casos íntimamente relacionados en mi trabajo, intentaré no dar muchos datos, por si las moscas. De hecho, uno ha sido debido al otro. Un, llamémosle, “comercial” C, vendió un producto a alguien, llamémosle G, que sabía que iba a ser conflictivo, sin tener en cuenta (o teniéndola pero sin importarle) que nosotros debemos tratar con semejante individuo MUCHO más que él.

El tema es que G, abobado para más señas, pretendía que se le llamase cada vez que se cumpliera una condición. Cosa que, por más absurda que fuese la condición, haríamos si tuviésemos la orden de hacerlo, faltaría más. Pero se da el caso que no es así. Con lo que G, se conoce que le dieron los cinco minutos, se ha puesto a cumplir dicha condición. Hablamos con el jefe, y nos dice que sigamos como siempre, sin llamar a G cada vez que se cumple a condición.

G, al ver que no le llamamos, al final, amenaza con:

  • Darse de baja (Uiiiiiii…. Que mieeedoooooo).
  • Enviarnos a la cárcel, añadiendo que le resultaría muy fácil (una empresa como en la que yo trabajo, enchironada, sólo se da en los EEUU)
  • Irse a la competencia (pues no se si alegrarme por eso…)

El jefe, le ha dado un rapapolvo al comercial C, y este nos ha estado dando la tarde, lloriqueando y molestando con la preguntita de: “¿le habéis llamado?”.

Una vez expuesto el tema, me desahogo (una vez más usando palabras malsonantes tan necesarias como una apendicectomía a un oso de peluche)…

El comercial C es un lameculos y un rastrero que con tal de vender un puto producto de los nuestros, es capaz de meternos en unos marrones del 15… ¿Es que no comprende que su trabajo sólo es la antesala del nuestro? ¿Es que se le escapa que hemos de tratar con soplapollas a diario y que no queremos más de los que ya tenemos? ¿Es que no comprende que si vendiese e instalase correctamente sus productos (cosa que está más allá de sus capacidades) le perdonaríamos estas pifias?

Y el individuo G… Nos amenaza con meternos en el trullo… Se nota que dicho subnormal y soplapollas, es un abobado formado en los EEUU (por aquello del “demanda, que algo queda”)… ¿Si fuese biólogo, nos aterrorizaría creando un virus que nos afectase sólo a nosotros? ¿Si fuese panadero, nos amedrentaría con sellarnos las puertas, ventanas y cerraduras con masa de pan? ¿Si fuese dibujante, nos asustaría con unas caricaturas satíricas?

El uno peca por bajarse los pantalones con tal de vender algo, y el otro peca por creerse alguien con poder… ¿Es que el uno no se da cuenta que le va a traer problemas esa actitud, tanto por parte de los clientes como por parte nuestra? ¿Es que el otro se cree que por haber cursado la carrera de derecho (a base de “trabajarse” a los profesores, decanos, alumnos y mascotas de la facultad) puede amenazar así como así?

La base de una amenaza es que te intimiden. Y eso se consigue si el individuo puede cumplirlo…

No soy Juan-sin-miedo, pero no me asustan con mamonadas como esa… Si en vez de amenazarnos con la cárcel, lo hiciera con el paro…

Pero, en fin, sólo es un abobado

“Tanto gilipollas, y tan pocas balas…”
Ford Fairlane (Andrew Dice Clay)
Las Aventuras de Ford Fairlane

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s