Por qué me gusta Océanos de Fuego

Normalmente no veo Lo Mas Plus, y menos desde que se fueron Máximo Pradera y, posteriormente, Fernando Schwartz. Pero aquel día, no sé por qué, lo hice. Entrevistaban a Viggo Mortensen, y menos mal que se me ocurrió mirarlo. Al bueno de Viggo se le escapó accidentalmente una mención a Alatriste (o no tan “accidentalmente” según algunos), y habló de esta peli. Que si eran hechos reales (o no tan “reales”, según algunos), que si el jinete, Frank Hopkins, era conocido por sus carreras de larga distancia sin reventar al caballo, que Viggo es un descendiente en no sé que grado de Custer…

La cuestión es que sentía curiosidad por la peli, sobretodo tras saber que “Océanos de Fuego” es el nombre de la carrera de la que trata la peli, y que el título original es “Hidalgo”, nombre del caballo y verdadero protagonista del film. Aquí debo felicitar al que cambió el título por la cara, porque acertó de pleno, “Oceanos de Fuego” suena mejor que “Hidalgo”.

Voy al cine y me encuentro a un prota anti-heroe. Habiendo sido criado por los lakotas, entrega al máximo responsable del ejército yankee en Wounded Knee las órdenes para que los desalojara pacíficamente. Al seguir con su camino el caballo, Hidalgo, se encabrita haciendo que Frank Hopkins regrese, testigo de la matanza. Va, cae en la bebida, y la peli resulta que acaba teniendo como protagonista a un “traidor” a los suyos, alcohólico perdido. Tiene un espectáculo en el show de Buffalo Bill, con Hidalgo (el show del “Jinete herido”, según el bueno de Buffalo Bill). Y en una de esas, un jeque árabe, le invita a participar en una carrera, “Océanos de Fuego”, casi casi para hacer quedar en evidencia tanto a los caballos no árabes (Hidalgo es un mustang) como a su jinete.

Y ahí es donde se lía. Un París-Dakar (porque acaba en Dakar) a caballo, una criadora compinchada con un sobrino desheredado del organizador con la intención de robar los secretos de la cría de caballos de élite, la hija del organizador que sabe más de caballos que el resto de participantes (pero como es mujer, resulta un cero a la izquierda), príncipes árabes engreídos pero con ese sentido del honor que tanto me gusta, un secuestro y su correspondiente rescate (a base de tiros, carreras en los tejados de barro de una ciudad en el desierto, y su correspondiente persecución a lomos de quien ya sabemos), tormentas de arena, un joputa que es capaz de soltar dos leopardos para matar al caballo capaz de ganar la carrera…

Y la escena Olé-Tus-Cojones, protagonizada por Hidalgo.

Además, Viggo Mortensen aguanta las escenas con Omar Shariff como un campeón. La tendencia en Holywood es poner en una misma peli actores veteranos de peso y actores de moda. En “Troya”, por ejemplo, Eric Bana aguanta muy bien una escena junto con Peter O’Toole, Bradd Pitt no. Aqui la combinación funciona tan perfectamente que te das cuenta que cualquier otra chirriaría.

Lo dicho. Es una peli de las de ver si se tienen ganas de contemplar una historia de aventuras de las que no se hacen…

“Dicen que Dios no hizo a todos los hombres iguales. El señor Colt sí.”
Frank Hopkins (Viggo Mortensen)
Océanos de Fuego

Acerca de Dan_Solo

Blogger errático y sin un tema fijo a tratar. Pongo lo que me apetece (de la forma menos giliborde que pueda) y si a alguien no le gusta, que siga surfeando. No trolls allowed.

Publicado el 2006-06-4 en Top 10. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: