Códigos

Pensaba hablar sobre el Salón del Cómic (que resultó ser un fiasco que se salvó por las exposiciones), pero no lo haré porque tanto Janfris (primer y último día) como Marmota han escrito sus impresiones. Aunque pondré fotos, no os precupeis^^.

Pensaba hablar sobre la inutilidad del INEM (tras solicitar que me apuntasen a una oferta de Técnico Informático en Barcelona, para descubrir que era de Auxiliar de Farmacia en Figueres), pero no lo haré porque me pondría de mala leche.

Pensaba hablar sobre la paliza que nos dan con el Estatut de los cojones (los extremos se tocan, el PP pide el No y ERC también; si los PP son fachas de derechas, ¿los de ERC qué son?), pero no lo haré porque me pondría de muy mala leche.

He decicido hablar de algo que todo el mundo clama, pero nadie sigue. El código ético (o de honor).

En muchos juegos de rol, en cuando a simulación de la “realidad” (entre comillas, para que a los siempre se les quiten las ganas de poner comentarios superfluos sobre magia, dragones, ciberimplantes o sables de luz…) hay unas cosillas que dan algo más de vida y color al personaje: los méritos y los defectos.

Los méritos son cosillas que te dan ciertos beneficios pero te cuestan una serie de puntos.
Los defectos son cosillas que te dan ciertos inconvenientes pero te reportan una serie de puntos.

En casi todos los juegos que tengo que contemplan este sistema de “vidilla” hay una cosa llamada Código de Honor. Veamos cómo lo consideran…

  • Hombre Lobo: El Apocalipsis. . . . . . . . . Mérito
  • Vampiro: La Mascarada. . . . . . . . . . . . Mérito
  • Pendragón. . . . . . . . . . . . . . . . . . Ambas
  • Fudge. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Defecto
  • Fuzion . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Defecto
  • Piratas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . Defecto
  • Ragnarok . . . . . . . . . . . . . . . . . . Defecto
  • Señor de los Anillos, El (Decipher). . . . . Defecto

A la vista está que se considera mayoritariamente un defecto. Sobretodo en la realidad (sin comillas), en cuanto a ciertas profesiones (relacionadas con la información y la medicina, por citar las dos más típicas) se refiere.

Entonces, si es a todas luces una putada, ¿por qué me siento bien siguiendo el mío propio, por más que muchas veces me haya perjudicado?

Con vuestro permiso, ésta vez acabaré con una cita literaria.

“Mi honor es mi vida.”
Sturm Brightblade
Crónicas de la Dragonlance

Anuncios

Acerca de Dan_Solo

Blogger errático y sin un tema fijo a tratar. Pongo lo que me apetece (de la forma menos giliborde que pueda) y si a alguien no le gusta, que siga surfeando. No trolls allowed.

Publicado el 2006-06-14 en Filosofadas de juguete, Solocentrismos. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Te sientes bien porque al seguir tú código eres tú mismo. Porque no hay nada que te pueda hacer sentir mejor que aplicar tus principios, tus criterios y tus valores en el día a día y en el trato con los demás.

    Te conozco poco, lo reconozco, pero hasta dónde te he vislumbrado, he visto bondad e ilusión. Y con esos dos focos en tu vida no creo que tu Código de Honor sea nunca un verdadero “defecto”.

    En nuestra prisión (parafraseando a Tolkien para referirnos a este mundo) algunos ilusos creen que la conducta correcta, el ser leal a uno mismo, es malo y nos vuelve débiles, torpes, inútiles. ¡Qué triste deben de ser sus vidas!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: