Dashan

Tiempo atras, (Febrero, para más señas) unos cuantos amiguetes míos me hablaron de un juego on-line sin cuotas: Guild Wars.
Otro amiguete me sugirió que entrase en su clan.
Y tras crearme un PJ, al poco de jugar, decidí escribir, más mal que bien, una pequeña introducción para dicho PJ.
La colgué en el foro, y ahora he decidido ponerla aquí. Seis meses de reposo son muchos meses, hasta el punto de que mi PJ ha cambiado de mascota y de armadura. No lo actualizaré porque no aporta nada.
Espero que lo disfruteis, y si no, no me seais muy crueles :Þ…

Noche cerrada en Ascalon. La arena, traída por el viento desde las ruinas, llegaba hasta la bodega de la única taberna. El regente de dicho establecimiento demostró tener muchos redaños para montar un negocio así. Una taberna con todo lo necesario. Paredes de piedra, mesas, taburetes, barricas, jarras, y hasta una chimenea para cuando el frío arreciaba. Un edificio singular si se tiene en cuenta que el resto de los comerciantes estaban en tiendas de lona. Y sin mencionar que únicamente podían entrar los miembros de un clan. Eso es tener arrestos, o una visión de negocio nula.

Aquella noche era como cualquier otra. Los habituales estaban a sus cosas, hablando de misiones realizadas, tesoros encontrados, los veteranos dando armas y armaduras que no necesitaban a los novatos. El tabernero, sin saber porqué, levantó la mirada de la jarra de madera que estaba limpiando para digirla a la puerta. Una puerta que se abría de forma lenta, y demasiado teatral, rechinando sus bisagras. En el marco se apreciaba la silueta de un hombre. El tabernero dedujo que era un guardabosques. La mirada, la pose, la actitud, la ropa, el arco, el cochino jabalí que aguardaba en el exterior, ese olor a animal que no se quitaba ni estando en remojo en lejía…

Mientras ese recién llegado se dirigía a la barra, iba saludando a los parroquianos con una incontinencia verbal poco vista. Por su atuendo, el tabernero dedujo que había pasado bastante tiempo en la nieve, ropas con forro y piel, pero que venía de la selva más allá de Kryta debido a los restos de hojas y polvo rojizo que aún llevaba. Cuando el misterioso cliente al fin se acercó a la barra tras coger un taburete, el tabernero observó su cara. Melena mal recogida en una coleta, ojos felinos tal vez a causa de su última mascota, bigotillo y una perilla escasa.

—¿Qué le pongo?
—Algo sin alcohol, sin burbujas y sin hielo —pidió el hombre.
—¿Agua? —volvió a preguntar el tabernero, haciéndose el gracioso.
—¿Zumo de naranja? —replicó el otro, con un tono seco como el desierto y cortante el viento de las montañas. Mientras buscaba el “veneno” particular de ese hombre, el tabernero seguía con la conversación.
—¿Hace poco que es del clan, verdad?
—Casi dos semanas.
—¿Y cómo se llama?
—Dashan. Dashan Solblurn.

“Yo quiero contar todo sobre aquella época de suma aventura.”
El Hechicero (Mako)
Conan el Bárbaro

Anuncios

Acerca de Dan_Solo

Blogger errático y sin un tema fijo a tratar. Pongo lo que me apetece (de la forma menos giliborde que pueda) y si a alguien no le gusta, que siga surfeando. No trolls allowed.

Publicado el 2006-08-20 en Leedurias, Solocentrismos. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: