Tinta analógica

¿E-book contra papel?

No. Ambos.

Pero este post no es una comparativa, que para eso está la ocu y demás páginas similares, sino una declaración de principios.

Permítanme un breve arrebato de nostalgia. Cuando hacía EGB (aaaahh, qué tiempos… Sin internet, los Spectrum-Amstrad-Commodore, la época dorada del cine fantástico…), entre los amiguetes nos dejábamos libros. Y eso era un gesto de máxima confianza, era como dejar un cachito de ti. Hasta el punto de que si alguien me devolvía un libro con una esquina doblada a modo de punto de lectura, no le dejaba ninguno más. Gracias a eso de dejarnos novelas, me leí El Hobbit, entre otros. Jamás estaré lo suficientemente agradecido a mi amigo (eso de disfrutar de las ventajas del Círculo de Lectores y ninguno de sus inconvenientes, está muy bien).

Y me gusta leer en papel. El olorcillo de las hojas, su tacto al pasar las páginas, el sonido que hace, el mal rollo cuando ves una esquina verdosa (ahs, fray Jorge de Burgos, cuando daño hiciste). Pero, joder, no veas lo incómodo que resulta llevar un libraco del volumen de Los Pilares de la Tierra en el autobús, un Musashi en el metro, o un (oh, atrevimiento) Hobbit Anotado en el avión. Por no decir que te lo lleves al trabajo y te leas un poco en el descanso.

Para eso el e-book es el rey. En el bus es una gozada, en el metro no veas lo bien que va tener eso en una mano mientras se sujetas con la otra, y en el avión no tener que abrir la bandeja para poder leer de forma mínimamente cómoda vale un imperio. Y en los 30 minutos que tengo de reposo en el curro devoro páginas.

Pero no en casa. Llamadme sibarita, pero prefiero papel en casa antes que e-book (y eso que estoy leyendo en el trasto una novela que me tiene en ascuas y en papel un coñazo sobrevalorado). Hay gente que prefiere escuchar un CD antes que un mp3, quizá por las mismas razones (a título personal, mi oído no diferencia un mp3 a 128 kbps y un CD), y lo mismo se aplica a los que ponen el vinilo por encima. Y todos prefieren oírlo en directo.

Porque lo que importa es el contenido, y lo demás sólo es tecnología.

Es como defender tomarte un licorazo en petaca o en vaso. Si lo que importa es el licor, el cómo se tome es lo de menos. Me voy a emocionar igualmente cuando Musashi escribe “lo siento” en el puente de Hanada ya sea en e-book o en libro. Pero lo de arrastrar un libro de más de 1.300 páginas mientras vas asardinado hace que pierda parte del sentimiento. Y me voy a emocionar igualmente cuando Bastian abre La historia interminable en el desván del colegio ya sea en e-book o en libro. Pero si lo lees negro sobre blanco en un e-book (que aún no permite colores) hace que pierda parte de su magia.

En definitiva, que ambos formatos son válidos. Que puedes leer Los pilares de la tierra en papel mientras vas en bus como puedes leer en e-book La sombra del águila esparrancado en el sofá. Así que la rivalidad entre defensores de un formato y otro, mientras sea para mantener un debate animado está bien, pero no para hacer sangre (que por lo visto, es lo que sucede).

Ni la radio mató al teatro. Ni el cine mató a la radio. Ni la tele mató al cine. Ni el e-book mató al libro.

Hale, a leer.

Por cierto, que no se me ocurre ninguna cita, ni literaria (por el tema del post), ni cinematográfica (por tradición, ya) que resuma la entrada, y lo de “video killed the radio star” es justo lo contrario. Se aceptan sugerencias.

“No somos enemigos sino amigos, no debemos ser enemigos.
Si bien la pasión puede tensar nuestros lazos de afecto, jamás debe romperlos. “
Danny Vinyard (Edward Furlong)
American History X 

(Gentileza de Toxo)

Anuncios

Acerca de Dan_Solo

Blogger errático y sin un tema fijo a tratar. Pongo lo que me apetece (de la forma menos giliborde que pueda) y si a alguien no le gusta, que siga surfeando. No trolls allowed.

Publicado el 2012-02-27 en Filosofadas de juguete, Leedurias. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. “No permitiré que nadie te arrincone”. Patrick Swayze en Dirty Dancing

    Aunque también puede ser esta:

    “No somos enemigos sino amigos, no debemos ser enemigos.Si bien la pasión puede tensar nuestros lazos de afecto jamás debe romperlos. Las místicas cuerdas del recuerdo resonarán cuando vuelvan a sentir el tacto del buen ángel que llevamos dentro”. Edward Furlong en American History X

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: