La guía del autoestopista galáctico

ADVERTENCIA: Este post, además de kilométrico, está vilmente fusilado de la Wikipedia, porque hacer una sinopsis/resumen de cinco libros (de los que hay dos que son un coñazo a ojos del autor/editor de éste blog) era un trabajo muy pesado. Se señalarán las fusiladas adecuadamente (para poder comparar con el original, pinche aquí).

Si hay una saga de humor en el género de la ciencia ficción es “La guía del autoestopista galáctico” (con permiso de “Bill, el héroe galáctico“, claro). El, por llamarlo de alguna manera, es que en un punto desvaría de tal manera que sólo lees un sinsentido tras otro tal vez causado porque en vez de ser una novela independiente parece una continuación del serial radiofónico. Sí, amigos, todo empieza por la radio…

La guía del autoestopista galáctico es una radio-comedia escrita por Douglas Adams comenzada a transmitir por la BBC en 1978; ya que su éxito fue alto, le siguieron una serie de libros, una serie de televisión, un juego de ordenador y una versión para el cine en 2005.

La serie de libros se describe como «una trilogía en cinco partes». Inicialmente se describió como una trilogía al aparecer el tercer libro, «una trilogía de cuatro partes» al salir el cuarto, y finalmente adoptó esa descripción al editarse el quinto y último libro. Aunque las diferentes versiones siguen la misma trama básica, se contradicen entre sí de diferentes formas, porque Adams reinventaba la historia con cada adaptación.

La saga tiene muchos seguidores en todo el mundo, debido principalmente a las extrañas situaciones, personajes y conceptos que Adams introduce (como “El sentido de la vida, el universo y todo lo demás”, el pez de Babel o la poesía Vogon), su humor irónico y absurdo, y los comentarios sutiles sobre la sociedad actual.

Bien… Vamos a ver. Lo primero que me empieza a chirriar es que “se contradicen entre sí de diferentes formas, porque Adams reinventaba la historia con cada adaptación“. Eso es algo que además de innecesario (lo de reinventar la historia), es una tontería campeona. Si desde el principio es una ristra de situaciones absurdas, a medio camino de la absurdez de los Monty Python y el Mr. Bean de Rowan Atkinson, no necesitas retocar nada. Si se puede seguir a la carrera perfectamente, no hay necesidad de parar, retroceder y cambiar la historia. Si realmente cambiaba en cada adaptación lo ignoro, lo que afirmo es que en las novelas la cosa va bien hasta que llega al cuarto libro. Pero no adelantemos acontecimientos…

La guía del autoestopista galáctico.

Arthur Dent podría calificarse en todo sentido como una persona normal. Un sujeto que vive en un pacífico pueblito a las afueras de Londres, donde ha pasado la mayor parte de su vida. Pero ese día no fue para nada normal: la casa de Arthur estaba en el camino de construcción de una nueva vía de circunvalación, por lo que ésta debe ser demolida. Arthur protesta enérgicamente contra esta acción, y aunque su casa es demolida de igual modo, no tarda mucho en llegar un equipo de demolición vogon que avisa irónicamente que la tierra será demolida para dar paso a una autopista galáctica. Afortunadamente para Arthur, su amigo Ford Prefect, un simpático y singular sujeto que proviene de un planeta del sistema de Betelgeuse y que trabaja para una empresa conocida como la Guía del autoestopista galáctico (…) lo salva del terrible destino al cual es condenado el planeta haciendo autoestop, con lo cual se infiltra en una de las naves de la flota Vogona.

Una vez dentro de la nave, Ford le introduce en el oído a Arthur el Pez de Babel, una criatura que se alimenta de los sonidos y los convierte en ondas cerebrales que permiten a su anfitrión entender todos los dialectos que rigen la galaxia. También, Ford le cuenta a su amigo la verdad sobre su identidad y le explica que paso quince años en la Tierra con el fin de modificar el artículo que la Guía ofrecía de esta, pasando de ser “Tierra: inofensiva” a ser “Tierra: fundamentalmente inofensiva”. Antes de que Arthur exprese todas sus protestas respecto al tema, son capturados por los Vogones y condenados a escuchar la poesía del capitán, la cual es calificada por la Guía como la tercera peor del universo, convirtiéndose en un martirio para todo ser vivo que la escuche.

Habiendo sobrevivido y mal interpretado la poesía Vogona, Arthur y Ford son arrojados al espacio, pero son rescatados por el Corazón de Oro, la nave espacial más rápida de la galaxia debido a su campo de improbabilidad, que fue secuestrada por Zaphod Beeblebrox, el primo de Ford y expresidente de la galaxia que tiene dos cabezas, y su compañera Trillian, una terrícola que Zaphod se llevó cuando fue a una fiesta en la tierra y cuyo nombre anterior era Tricia McMillan, quien viajaba a bordo con dos pequeños ratones. Además, en la nave se encuentra Marvin, un androide infeliz y miserable deprimido de la vida y Eddie que es el ordenador de la nave.

Zaphod comenta a Ford que sus planes son hallar el antiguo planeta de Magrathea, cuyos habitantes eran los encargados de una antigua empresa constructora de planetas. Al poco tiempo encuentran el planeta por el sector en el que están navegando, pero son advertidos y atacados por los sistemas de defensa del planeta, el cual les lanza dos misiles en su búsqueda. Gracias al campo de improbabilidad, la nave evita el ataque convirtiendo los dos misiles en un tiesto de petunias y en una ballena, que van a dar de bruces al planeta.

Ya en la superficie se encuentran con el cadáver de la ballena, el cual esta hecho una masa esparcida de sangre y carne, y que ha dejado un agujero en el suelo que conecta a las instalaciones del planeta. Se decide que Arthur y Marvin cuiden la nave, mientras el resto se aventura en el hueco. Mientras Arthur cuida la nave encuentra a un anciano, llamado Slartibartfast, quien lo conduce al interior de las instalaciones. Por medio de hologramas y visiones, le muestra a Arthur una raza de seres pandimensionales que buscaban el sentido de la vida y para ello construyeron Pensamiento Profundo, una supercomputadora que se identifica a si misma coma la segunda mejor computadora del universo. Cuando se le pregunta cual es la «respuesta definitiva» (el sentido de la vida, el universo y todo lo demás) el superordenador argumenta que tardara siete millones y medio de años en responderla. Después de pasado ese tiempo dice que la respuesta es 42, y al ver lo perplejos que están sus creadores ante esa respuesta, Pensamiento Profundo argumenta que lo que han de descubrir es la «Pregunta definitiva». Para eso, da los planos de su predecesor, un superordenador mejor que el y que se asemeja a un planeta, el cual seria bautizado como Tierra.

Arthur descubre posteriormente que la Tierra fue destruida cinco minutos antes de que finalizara el experimento que daría la «pregunta definitiva», por lo que se le ha encargado a Magrathea que construya una nueva Tierra. Slartibartfast conduce a Arthur donde sus amigos y donde los dos ratones de Trillian, que resultan ser dos de los seres pandimensionales, científicos, siendo más preciso. Estos, al descubrir que Arthur era parte de la última fase del proyecto, ofrecen a Arthur estudiar su cerebro para hallar la pregunta y aunque este se niega, los ratones están dispuesto a hacerlo por cualquier forma, mas Arthur se las arregla para escapar con sus amigos.
Mientras corren para salir de Magrathea, se topan con un par de oficiales de policía que buscan a Zaphod por haber robado la nave del gobierno, y tras un breve encuentro en el que los policías arremeten contra ellos con sus pistolas, los dos caen muertos sin explicación. Cuando vuelven a la superficie, se encuentran con Marvin, quien le explica a Arthur que como se sentía aburrido se puso a hablar con la nave de los policías acerca de sus penas y su miseria, y que esta, en consecuencia, se suicidó. Pronto esta todo el grupo de vuelta en el Corazón de Oro, y debido a que todos tienen hambre, deciden tomar rumbo hacia el restaurante del fin del mundo.

No tengo queja alguna, su toque de ironía (por lo de demoler el hogar de Arthur sí o sí), su toque absurdo (lo de analizar el poema vogón con el que te torturan tiene miga), su interés amoroso (Trillian, que se fue con Zaphod a la voz de: “Hey nena, soy un extraterrestre. ¿Quieres ver mi nave espacial?”), en fin un poco de todo. La depresión de Marvin se hace un poco pesada pero tiene su gracia, si a eso le añades el carácter del ordenador de la nave.

Lo de que la Tierra es un superordenador para encontrar a la pregunta a la respuesta definitiva tiene su toque ecologista (por aquello de que todos somos engranajes de una gran maquina, y hasta el más leve insecto tiene su función). Y lógicamente, lo de Magrathea es un back-up. Todo bien, tiene sentido y eso me satisface. Las “entradas” a la guía tienen su coña, y por fin descubrí por qué uno de los primeros traductores on-line (de Altavista, además) tenía un nombre tan curioso. La recomiendo, está muy bien y tiene su punto.

El restaurante del fin del mundo.

(…)Mientras la nave va rumbo al Restaurante del fin del mundo, una nave Vogona los ataca, y para empeorar la situación, Arthur ha dañado la nave mientras intentaba hacer té, dejándolos totalmente indefensos. En medio del pánico Zaphod propone hacer una sesión espiritista, con el fin de contactar con su bisabuelo Zaphod Beeblebrox Cuarto (El propio Zaphod es Zaphod Beeblebrox Primero, debido a un accidente con un contraconceptivo y a una máquina del tiempo) y una vez que lo logran, el bisabuelo de Zaphod empieza a discutir con este acerca de su pasado, recordándole que su objetivo principal cuando se hizo presidente era conocer a la verdadera persona que regía el universo. Eventualmente los salva del ataque, lanzando la nave y a sus tripulantes a un lugar desconocido, a excepción de a Zaphod y Marvin, que desaparecieron.

Zaphod aparece misteriosamente en Osa menor beta, el lugar donde se encuentra el domicilio del libro más famoso de todos los tiempos: La guía del viajero intergaláctico. Zaphod, siguiendo sus instintos, se adentra en el edificio y pregunta por Zarniwoop, sujeto del cual nunca había oído hablar pero que sus cabezas le dicen que es importante y que debe hablar con él. Sin embargo, apenas se dirige a su oficina el edificio de la Guía se ve atacado por inmensos cruceros de batalla ranestelares que buscan a Zaphod para condenarlo. En su huida por los pasillos de la edificación, Zaphod se encuentra con Marvin y con un desconocido que lo ayuda, que luego se da a conocer como Roosta. Aunque no logran escapar del edificio, pues los cruceros lo desprenden de la superficie y se lo llevan, Roosta lo lleva al despacho de Zarniwoop y le dice que va de camino al Vórtice de la Perspectiva Total, una máquina que enloquece y mata a todo el que la usa, haciéndole ver lo insignificante que es con respecto al universo, ubicado en Ranestrella B. Roosta también le comenta que le fue asignada una tarea por parte de Zarniwoop, la cual era decirle que al salir del edificio una vez dejado en Ranestrella B, saliera por la ventana y no por la puerta. Luego, Roosta se va, dejando a Zaphod solo con Marvin.

Obedeciendo el consejo de Roosta, Zaphod sale por la ventana y explora el nuevo mundo, totalmente desértico, y se encuentra con una criatura llamada Gargrabar, la cual le cuenta la historia de como Ranestrella B, un pacífico planeta, llegó a la decadencia debido a su falta de ingenio comercial, pues todos en el planeta vendían zapatos y nada más. También, Gargrabar lo introduce en el Vórtice, donde Zaphod, sorprendido, se da cuenta que es el ser más importante del universo y como tal sobrevive. Gargrabar, asombrado, lo deja escapar, y Zaphod se pone a buscar una nave con la que pueda escapar, encontrando una nave turística que no ha despegado en novecientos años debido a que espera que lleguen unas servilletas de papel empapadas en limón, para comodidad de los pasajeros.

Uno de los hombres que hay en la nave habla con Zaphod y este descubre que ese hombre es Zarniwoop. Tras explicarle que estaban en una variación del universo, producida por un aparato de Zarniwoop que permitió a Zaphod salvarse del Vórtice, (…), Zarniwoop lo desactiva y le muestra que el corazón de oro estuvo siempre en su chaqueta, en tamaño reducido. Zarniwoop le dice que el también quiere encontrar al hombre que rige el universo, pero Zaphod desiste y huye al Corazón de oro, reuniéndose con sus amigos y pidiendo a la nave que los lleve al lugar más cercano donde comer. Poco después, en el puente de mando, Zarniwoop ve como los cuatro desaparecen de la nave.

Milliways, el restaurante del fin del mundo, esta construido en una burbuja contra el tiempo justo en los últimos minutos de vida del universo mismo, dándole a sus clientes la oportunidad de ver una y otra vez la destrucción del universo. Está a su vez construido sobre los restos de un antiguo planeta, Ranestrella B. Aquí fue donde Arthur Dent y sus amigos terminaron después de la petición de Zaphod. (…). Pero no se quedan para ver el gran acto, el fin del universo, pues se encuentran con Marvin, abandonado hacia millones de años por Zaphod en Ranestrella B, y que ahora trabaja como aparcacoches en el restaurante. Zaphod le describe a Arthur el fin del universo como un guirigay disparatado.

Un poco influenciados por el alcohol, Zaphod y Ford deciden robar una nave que les llama mucho la atención: propiedad de Zona catastrófica, el mejor grupo de música pesada de toda la galaxia, una nave muy hermosa, pintada de color negro brillante. Una vez dentro de la nave, todos se ven atrapados allí cuando esta es conducida por control remoto por el representante del grupo, Hotblack Desiato, y se dan cuenta de que la nave chocará contra el sol de Kakafrun en una de las funciones del grupo. Sin poder distinguir los mandos por su color, el grupo entra en pánico, pero halla una esperanza en un aparato de teletransporte, que sirve para viajar a través del tiempo y el espacio, pero que carece de mecanismo de control, de tal modo que podían terminar en cualquier tiempo y lugar del universo. decidieron arriesgarse, pero como alguien debía quedarse a manejar los controles, la elección más lógica fue Marvin.

Zaphod y Trillian vuelven al Corazón de oro, con Zarniwoop a los controles, y van rumbo a un pequeño y oscuro planeta donde se encuentra el hombre que rige el universo. Una vez allí, se encuentran con la cabaña de un hombre solo y viejo, que elude las preguntas de Zarniwoop con respecto al universo y el papel que él desempeña, con facilidad. Aprovechando la frustración de Zarniwoop, Zaphod y Trillian vuelven al Corazón de oro y escapan, dejando a Zarniwoop atrás, en el planeta.

A su vez, Arthur Dent y Ford Prefect se transportan a una nave, donde son detenidos y llevados ante el capitán, un excéntrico amante de bañarse, quien les dice que son un crucero emigrante, proveniente de Golgafrincham. La Guía cuenta la historia de este pueblo, que cansado de su población, envió a todos los ciudadanos de puestos mediocres como limpiadores de teléfonos y estilistas a la deriva con rumbo a un planeta desconocido en el espacio gracias a una mentira; posteriormente todos los habitantes de Golgafrincham murieron por una infección de oído que se propagaba por los auriculares de los teléfonos.

El crucero inmigrante choca en un planeta y la mayoría de los pasajeros se salva, asentándose en el planeta. A diferencia de los tripulantes de la nave, Arthur y Ford salen a vagar por el planeta, con la esperanza de encontrar señales en sus aparatos de comunicación para ser rescatados. En el camino se topan con los nativos, demasiado primitivos como para entenderse en su lenguaje incluso con el pez babel, y con paisajes espectaculares. Después de un tiempo de viaje Arthur y Ford descubren que ese planeta es la Tierra.

Después de volver y ver el estado de los golgafrinchanos, quienes después de meses y meses solo pasan el tiempo inventando reglas sociales inútiles, como usar las hojas como moneda estando en un bosque o declarar guerras a continentes vacíos, Ford se da cuenta de que los mismos están acabando con los nativos, de tal forma que los dos compañeros llegan a la conclusión de que los golgafrinchanos acabaron eventualmente con los habitantes de la tierra, y por ende estos son los ancestros de Arthur (…)

Y ahí esta Arthur Dent, millones de años antes de su nacimiento, en su propio mundo que ahora parece desconocer, con su amigo Ford Prefect y un grupo de inmigrantes que no pueden establecer una sociedad medio competente. Si, así es la vida de Arthur Dent.

La cosa ya empieza a patinar. Por de pronto, el grupo se separa por la cara, sin motivo, ni excusa ni perrito que me ladre. Mal, eso no me gusta en una novela humorística de aventuras. Pon una excusa barata al menos, pero justifícalo de alguna manera, joer. Luego la misión divina de Zaphod, que de la noche a la mañana tiene la imperiosa necesidad de encontrar al tipo que realmente controla el universo, con el añadido de que el mismo Zaphod se hizo borrar partes de la memoria para esconder algo (que a la sazón no se revela ni por asomo).

Tras una triquiñuela espaciotemporal propia del Doctor Emmet Brown, juntamos de nuevo a todos en un restaurante con cena-espectáculo de alto copete, para luego separarlos de nuevo espaciotemporalmente de nuevo.

En resumen, situaciones absurdas sin conexión alguna, pero que tienen su gracia. Es como un episodio de una serie de comedia a base de gags. Te divierte por lo que se hace en el momento, pero no como narración. Que no me quejo de que sea un gag tras otro, me quejo de que me lo vendan como una historia cuando no lo es.

La vida, el universo y todo lo demás.

Varado en una Tierra prehistórica, el desafortunado Arthur Dent decide matar el tiempo volviéndose loco. Tan pronto como toma esta decisión, su viejo amigo, Ford Prefect reaparece y lo empuja (…) en el Espacio-Tiempo (…) hacia el Lord’s Cricket Ground dos días antes de que los Vogones demolieran la Tierra. En cuanto llegan, Una nave aterriza en el campo de cricket y un escuadrón de robots (…) hacen destrozos [y] dan rienda suelta a lo que parece ser una obscena parodia de un juego de cricket. Slartibartfast, galardonado diseñador de planetas retirado de Magrathea, llega demasiado tarde para detener la violencia, pero pide la ayuda de Ford y Arthur para ayudarle.

A bordo de su nave, Slartibartfast explica la historia de Krikkit. Hace mucho tiempo, los Krikkit fueron un pintoresco y pacífico pueblo. Su planeta y estrella habían sido rodeados por una inmensa nube de polvo desde tiempos inmemoriales. Nunca habían considerado la posibilidad de vida fuera de su hogar, debido a que la nube bloqueaba cualquier fuente de luz.

Cuando una nave espacial atravesó la nube y se estrelló en Krikkit, los Krikkits usaron Ingeniería inversa para construir sus propias naves y una vez que vieron el resto de universo, quedaron tan traumatizados que decidieron que su único posible curso de acciones era destruir este extraño Universo. así que lanzaron una flota de naves de guerra y robots para exterminar todas las demás especies, pero fueron derrotados tras una larga y sangrienta guerra. El pueblo de Krikkit fue sentenciado por el juez galáctico Pag a ser sellado dentro de un sobre de tiempo retardado hasta que el resto del universo muriera naturalmente. El deporte del Cricket Británico, por tanto, se crea como resultado de una vaga memoria del inconsciente colectivo inter-especie; especies familiarizadas con las guerras Krikkit se aterran y disgustan del modo en que los humanos han convertido ese recuerdo en un deporte, aunque Slartibartfast confiesa haberse encariñado un poco con el juego.

De algún modo una solitaria nave de guerra Krikkit ha escapado del sobre y está buscando (…) [los elementos] que formarán la Wikkit Gate; Esta es la llave que abrirá la envoltura y liberará a los Krikkits para completar su misión genocida.

Durante la persecución de la nave Krikkit, Arthur es de algún modo desviado a una cueva oscura donde una enojada criatura lo confronta. Esta criatura, que se llama a si misma Agrajag, afirma haber sido asesinado por Arthur cientos de veces en diferentes reencarnaciones, comenzando por una mosca a la que Arthur golpeó con el florero de petunias repentinamente creado muy por encima de la superficie de Magrathea. Debido a la masiva cantidad de reencarnaciones y subsecuentes muertes a manos de exactamente la misma persona, Agrajag comenzó a desarrollar una memoria de esos eventos, casi del mismo modo en que una persona con amnesia de corto plazo es capaz de memorizar algo mediante la repetición. La última encarnación de Agrajag es la de un horrible monstruo-murciélago, un cuerpo en el que él imploró reencarnar con el explícito propósito de destruir a Arthur Dent. Conforme Agrajag describe sus múltiples muertes bajo la mano de Arthur, él brevemente menciona un intento de asesinato sobre Arthur, en un lugar llamado Stavromula Beta. Arthur argumenta nunca haber estado en Stavromula Beta y Agrajag comprende entonces que Arthur ha sido traído a la catedral demasiado pronto (en su línea de tiempo); con lo que Arthur no puede ser muerto hasta que haya ido a Stavromula Beta. De cualquier modo el monstruo intenta matar a Arthur y durante este intento vuelve a sufrir otra muerte accidental a manos de Arthur. Volando, tratando de escapar de la cueva en derrumbe, Arthur descubre la destreza de volar: siendo capaz de tirarte al piso y fallar. Su entusiasmo volando continua hasta que es derribado de un golpe en la espalda. Tras reunirse nuevamente a Ford y a Slartibartfast se dan cuenta que contra lo que golpeó es la ubicación del “Silver Bail”, una de las partes de la llave, que es subsecuentemente robada por los robots poco después de que Arthur entrara.

El grupo falla completamente en su intento por detener a los guerreros Krikkit de reconstruir la llave y abrir la envoltura. Sin embargo, los demás Krikkits parecen haber perdido su sed de sangre a través de los siglos. Como sucede, la nube de polvo resulta ser los restos pulverizados de Hactar, una supercomputadora construida por la Silastic Armorfiends. A Hactar le fue encargada la tarea de crear un arma de destrucción masiva que pudiera hacer que cada sol (estrella) del universo se convirtiera en supernova simultáneamente. Confundida, Hactar hizo lo que se le encargó aunque diseñando una pequeña falla en el dispositivo, con la esperanza de que al fallar el arma en destruir todo lo existente, Los Armorfiends pudieran ver lo tonto de su proceder y retornaran a una vida en paz. En cambio, disgregaron a Hactar en moléculas antes de encontrar completamente nuevos modos de eliminarse entre ellos. La construcción de Hactar fue tal que cada molécula retuvo un poco de su “conciencia”, y pese a todo pudo seguir operando aún en su desintegrado estado. Tan pronto como los Armorfiends murieron y dieron paso a los pacíficos Krikkits, Hactar resolvió completar su propósito original. Durante siglos de influencia sutíl, guio el desarrollo psicológico de los moradores de Krikkit previo a la fabricación de la maqueta de una nave que inspirara su xenofobia. La envoltura de letargo de tiempo contribuyó a bloquear la influencia de Hactar y permitió a los Krikkits regresar a su comportamiento pacífico.

Con el universo aparentemente a salvo, Ford, Arthur y Slartibartfast regresan The Ashes (los cuales han sido, el pilar fundamental de la Naturaleza y la Espiritualidad, parte de la Wikkit Gate). En ese momento Arthur no puede resistir su única oportunidad de anotar una bola en el Lord’s; encuentra una bola roja en su bolsa y un bateador se coloca complacientemente frente a un wicket. En cuanto empieza a lanzar, el tiempo se ralentiza y es cuando se da cuenta de muchas cosas. Primero, Hactar ha colocado su dispositivo del juicio final en la bolsa de viaje de Arthur mientras conversaban sobre fabricar una nueva bola de cricket similar a una que estaba previamente en posesión de Arthur dentro de una bolsa de conejo que había perdido. Segundo, el bateador es de hecho un robot Krikkit y si se las ingeniaba para golpear la bola, ésta detonaría la bomba y destruiría el universo. Conforme se prepara a lanzar la bola, Arthur se encuentra completamente distraído por esta revelación, olvida golpear el terreno y se va fuera, desactivando el arma y enviándola inofensivamente a lo lejos, mientras Arthur se las arregla para destruir al robot.

Al final Arthur va a vivir al planeta Krikkit donde mejora sus habilidades voladoras y aprende el Idioma ave.

Parece que hemos tocado fondo (el prota mediante un Deus-ex-Machina vuelve a su dimensión, pero no su tiempo, original), aunque por lo menos esta sí que tiene una línea argumental definida (exceptuando la ida de pinza del aquel ser condenado a ser asesinado accidentalmente por Arthur). Vale, la historia va encajando con un poco de calzador, pero vale. Y ya que Arthur fue víctima de un Deus-ex-Machina al principio de la novela, al final tiene una epifanía por la cara (¿habrá algún latinajo que lo defina?) y descubre en centésimas de segundo que el arma definitiva está a punto de recibir un leñazo para que haga *pum*. Hasta aquí bien, con altibajos, pero bien.

Hasta que la caga con lo de volver a Krikkit y mejorar su vuelo mientras habla con los pájaros.

Joder, qué manera de autodesacreditar tu obra.

Hasta luego, y gracias por el pescado.

Arthur Dent, haciendo auto-stop, llega a un planeta el cual está lloviendo torrencialmente, dándose cuenta de que es la Tierra, por lo que se cuestiona lo último vivido por él, pero por la lluvia, pide aventon haciendo auto-stop para que uno de los autos pare, entonces, una camioneta se detiene para llevarlo, al subirse ve a una joven dormida, “Fenny” (Fenchurch es su nombre original) y su hermano, que está conduciendo; este le explica las raras cosas que han estado sucediendo desde que la tierra fue destruida,(…), pero estaba mas atento a como estaba la mujer, el hermano le dice que fue una de las personas con la histeria, y que está ahí sedada ya que tenia grandes ataques de pánico. Como Arthur ya estaba llegando a su casa, que extrañamente la encontró normal, lo único extraño es el mal estado, ya que parece que nadie ha vivido ahí durante tiempo; las cartas están amontonadas en la puerta, la comida está rancia (…) y la gran cantidad de polvo; entonces al irse a acostar, encuentra un regalo: una pecera con una inscripcción grabada que dice “Hasta luego, y gracias por el pescado”, sin saber de que se trata, la llena de agua y echa dentro a su Pez babel, pero considera que Fenny está relacionada con la destrucción de la Tierra.

Después de ordenar el caos en su casa, decide ir al bar para conseguir información acerca de Fenny, entonces, se encuentra con ella haciendo auto-stop, por lo que después de llevarla a donde iba, ella le da su número, pero a este se le pierde, pero aprendió más sobre las circunstancias inusuales de ella. Luego al llegar a su casa, se dedica sin éxito a buscar la cueva donde él vivió cuando la nave de los Golgafrinchans se estrelló, extrañamente, Fenchurch tiene una casa sobre su antigua cueva (habían pasado 10 millones de años). Como los dos se encuentran en circunstancias inusuales, estas circunstancias los unen, hablando entre ellos para darse cuenta de que tienen mucho en común, esta le revela que momentos antes de las alucinaciones sobre las naves amarillas, tuvo una epifanía sobre cómo arreglar al mundo y todo (la pregunta), pero después de eso no se acuerda y no lo puede recordar. Después de ver que los pies de Fenchurch no tocan el suelo, Arturo le enseña a volar y juntos hacen el amor sobre los cielos de Londres.

Ellos viajan a California para hablar con Jhon Watson, conocido como “Wonko el cuerdo”, un científico que dice saber porque los delfines desaparecieron. Watson tiene una esfera con una frase grabada, igual que Fenchurch y Arthur; pero Watson descubrió que informaba; al ponerse la esfera en la oreja, oyó un mensaje de audio de los delfines: estos advertían de la destrucción de la Tierra por los vogones, pero ellos salieron del planeta por dimensiones alternas, pero sin antes poner una tierra de una dimensión alternativa, trasladando todo y a todos para salvar la especie humana. Después de oír la verdad, Arthur le confiesa a Fenchurch lo que ha estado haciendo durante este tiempo, por lo que ellos salen de la tierra para viajar por el espacio.

Paralelamente a estos acontecimientos, Ford Prefect descubre que durante una actualización de la “Guía del autoestopista”, su entrada anterior de la Tierra, “fundamentalmente inofensiva”, ha sido sustituido por los volúmenes de texto que escribió durante su investigación. Reconociendo que hay algo extraño, Ford empieza a ir haciendo auto-stop a través de la galaxia para llegar a la Tierra; con el tiempo utilizando un buque de un robot gigante llega a la tierra, asentándose en el centro de Londres y provocando el pánico. En el caos, Ford se encuentra con Arthur y Fenchurch y juntos deciden comandar la nave del robot, siendo polizones en la nave, Arthur y Fenchurch se dirigen al planeta donde está escrito: Mensaje Final de Dios a Su Creación, y, por casualidad se encuentran a Marvin, que, a causa de eventos anteriores, es ahora aproximadamente 37 veces más viejo que el universo conocido y apenas es capaz de continuar moviéndose. Marvin, con ayuda de Arthur y Fenchurch, leen el mensaje “We apologize for the inconvenience” ( “Pedimos disculpas por las molestias”), sonriendo, pronuncia sus últimas palabras “Creo que … me siento bien” (“I think… I feel good about it,”), y muere feliz.

Madre mía, que desbarajuste. Si pasamos de lo de que Arhur está en su tiempo, pero no su dimensión, original (que a saber cómo llega allá), es una historia de amor entre dos personas incomprendidas. Lo de que Fenny recuerde lo que pasó en plan flashbacks, es algo raro, pero bueno, de alguna manera tiene que conectar con Arthur.

Luego viene una road-movie, hasta la casa de un tipo excéntrico de Californa (¿de dónde, si no?) que también recuerda algo. Y cuando parece que después de marear tanto la perdiz por fin llegamos a algo, de sopetón aparece un robotaco por la cara, aparece Ford, y se van por-que-sí a ver el Mensaje Final de Dios a Su Creación, dónde se encuentran en plan Estrella Invitada a Marvin, al que el autor se quita de enmedio de forma gratuita y absurdamente dramática.

Si es un personaje curioso, un robotito depresivo y deprimente, no te lo cargues así. De “viejo” y leyendo el Mensaje Final de Dios a Su Creación. Nada, que la vuelve a cagar con el final y se autodesacredita.

Informe sobre la tierra: fundamentalmente inofensiva.

Después de los acontecimientos en Hasta luego, y gracias por el pescado, Arthur Dent y su amor Fenchurch intentaron hacer turismo, a través de la galaxia, pero cuando Fenchurch desaparece durante un salto al hiperespacio por ser de un sector inestable de la galaxia, Arthur se vuelve depresivo y viaja por la galaxia solo, recaudando dinero para pagar su pasaje con la donación de su material biológico a los bancos de ADN. Él es consciente de que no puede morir hasta que visite Stavromula Beta, como se reveló en La vida, el universo y todo lo demás y matar a Agrajag. Durante un viaje, se estrella la nave de Arthur en el planeta Lamuella y es el único superviviente y se encuentra con la vida que buscaba después de la desaparición de Fenchurch, una vida simple en una aldea haciendo sándwiches para la gente local.

Mientras, Ford Prefect vuelve a las oficinas de la guía, para hablar con su editor de Megadodo Publications, pero se da cuenta de que la empresa ha sido adquirida por Dimensinfin Enterprises. Hablando con el nuevo editor en jefe, Ford descubre que los Vogones son los nuevos dueños de la empresa e intenta escapar del edificio. Durante este intento se encuentra con una nueva guía , la cual roba y se la envía a Arthur para que la guardara. Arthur, como Ford había pensado, guarda el paquete sin querer abrirlo y se olvida de él.
Un día, Tricia llega hasta Lamuella y le presenta a Random Dent, una adolescente, que según ella es su hija ya que se hizo la inseminación artificial con la única muestra de semen humano que había en toda la galaxia, dada por Arthur al conseguir dinero con su material genético.

Tricia deja a su hija con Arthur para poder mejorar su nueva carrera como reportera intergaláctica. Al quedarse, Random encuentra la vida de Lamuella aburrida y no se lleva (y se lleva) bien con su padre; por lo que hace muchas travesuras, entre ellas romper el reloj de cuerda de Arthur y robarle la guía a escondidas. La Guía ayuda a Random a escapar en una nave robada en Lamuella hacia la tierra (de la cual una vez le contó su padre). Ford poco después aparece en Lamuella, para hablar con Arthur, mientras éste estaba buscando a su hija.

Juntos, Ford y Arthur consiguen abandonar el planeta y regresar a la Tierra, dandose cuenta de que Random también ha ido allí. Ford también es consciente de que la Guía es capaz de viajar en el tiempo y mirar en universos alternos, ya que es una creación de personas desconocidas con planes desconocidos.

Mientras tanto, en la Tierra, una versión alterna de Tricia es periodista, ya que nunca aceptó la oferta de irse de la fiesta con Zaphod Beeblebrox. Al quedarse, se ve abordada por unos extraterrestres que se hacen llamar Grebulones.

Los Grebulones revelan que ellos se han establecido en una base en Rupert (un décimo planeta más allá de la órbita de Plutón) después de llegar al Sistema Solar, pero que no saben lo que fueron a hacer ahí, ya que su información (incluso su memoria) y su nave fueron dañados por un meteorito, y están siguiendo fragmentos que quedaron, observando las cosas más interesantes del sistema.

Ellos se han acercado a Tricia para ayudarles a readaptar los gráficos de la astrología, usando a Rupert como punto de apoyo, ofreciendo a cambio dejarse entrevistar. Tricia realiza la entrevista, pero ya en la Tierra considera que los resultados de la grabación son cuestionables. Luego es llamada para informar sobre un aterrizaje espacial en el centro de Londres.

Tricia se encuentra con Random que abandona la nave, y como no sabe que es una dimensión alterna, piensa que es su madre y comienza a gritarle. La Tricia alterna, con la ayuda de Arthur, Ford y Trillian, logran llevar a Random a un bar (…) para tratar de hablar con ella. Sin embargo, le dispara con un arma a Arthur, y el tiro mata a un hombre detrás de él. Ford señala a Arthur que el nombre del bar en el que están es “Stavro Mueller’s Beta”; el hombre que acaba de matar es otra forma de Agrajag, por lo que la vida de Arthur ya no es segura, una cosa que le pone nervioso. Poco después, los Grebulones, creyendo que sería una buena acción para mejorar su situación, disparan a la tierra para destruirla.

Es revelado que la Guía fue creada por los Vogones para completar la destrucción de la tierra en todas las dimensiones posibles, mediante la ingeniería inversa temporal, para que Arthur, Ford, Tricia y Random estuvieran ahí y así los Grebulones las destruyera.

¿Qué se fumó el autor? En serio, que alguien me presente su camello. Y encima la cosa fluctúa entre el rollo paternofilial de Arthur, y las flipadas interdimensionales de todo el equipo al completo. Soy un marvel zombie, y como tal, el tema de dimensiones alternativas lo entiendo y lo acepto y todo-lo-que-me-pidas. Pero lo de este libro roza el WTF? casi casi al final del primer cuarto de novela.

De verdad, lo de esa saga es como lo de Spielberg y 1941. Genial sobre el papel, pero un coñazo en el resultado final.

Si os queréis leer el primer libro, adelante. Es divertido. Pero no sigáis, no merece la pena la decepción.

Cerraré con una de las citas más gamberras de la primera novela (recordad, leed sólo la primera).

“Su argumento es más o menos el siguiente: «Me niego a demostrar que existo», dice Dios, «porque la demostración anula la fe, y sin fe no soy nada»”

Anuncios

Acerca de Dan_Solo

Blogger errático y sin un tema fijo a tratar. Pongo lo que me apetece (de la forma menos giliborde que pueda) y si a alguien no le gusta, que siga surfeando. No trolls allowed.

Publicado el 2012-07-5 en Leedurias. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Yo estoy ahora mismo con el cuarto libro, a la altura de cuando Arthur llega a su casa.

    Lamentablemente tenia mal ordenados los libros en el kindle y me leí el quinto en segundo lugar, así que me he leído todos los demás para entender alguna cosa, y aunque no coincido del todo contigo, si en la mayor parte.

    De todas maneras a mi no se me hizo pesado hasta el tercer libro (cuarto para mi) y bueno el quinto, pero al ir leyendo los demás y entendiendo alguna de las cosas que pasaban mi opinión mejoro bastante.

    Me gusta

  1. Pingback: Crónicas de Mesene (1/2) | Docking Bay 94

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: