Hive (La colmena)

Mientras me decido a escoger una recetita, y/o poner una reseña de algo (cine, tv/netflix, novelas) voy a seguir con el tema boardgamer, que siempre es de agradecer.

Esperemos que los bichos no os den cosa, porque hoy toca entomología lúdica.

El qué.

20170522_202150Hive es un juego sencillo y adictivo como pocos. Se puede usar como filler si ambos jugadores acuerdan ir a machete, pero si se toma en calma, un mínimo de media hora no te la quita nadie.

Básicamente, el objetivo es rodear a la abeja reina rival usando el resto de insectos (cada uno con su movimiento especial) independientemente del jugador al que pertenezcan. En ese aspecto recuerda al ajedrez, pero como no tiene tablero, y no se despliegan todas las fichas a la vez, adquiere un componente táctico-estratégico-operacional curioso.

El cómo.

Reglas originales: Aquí (en inglés)

Pero os las pongo por si os da pereza :Þ

El juego empieza poniendo cada jugador la primera pieza (cualquiera) en la mesa, la una adyacente a la otra.

Tienes los primeros cuatro turnos para poner en juego tu abeja reina. Si no la has puesto antes, al cuarto la juegas por narices. Si has jugado otros insectos antes que la reina no los puedes mover hasta que aparezca su Majestad. Agua, ajo y resina.

En los siguientes turnos, o se mueven (siguiendo su esquema de movimiento) o se añaden a la mesa nuevas piezas (sin que las piezas de un jugador toquen las del otro, salvo en el caso de la primera ficha jugada). Una vez jugada, no se puede retirar y ponerla en la reserva.

Sólo puede haber una colmena. Es decir, que si hay una pieza uniendo un grupo de bichos con otro, dicha pieza no se puede mover. Ni siquiera si mueves a un espacio que permite seguir teniendo la colmena unida y durante el “trayecto”, dejas la colmena desenlazada.

Las piezas se tienen que mover libremente, deben poder ser deslizadas sin dificultad. Si no puedes mover una ficha arrastrándola sin levantarla del tablero (escarabajos, saltamontes y expansiones aparte) ni para salir ni para entrar, mala suerte.

Y los insectos se mueven tal que así:

  • La reina: De una en una cara de cada ficha. Lo que sería el rey en ajedrez, sólo que en vez de usar casillas del tablero, usa las cara de cada pieza.
  • El escarabajo: Se mueve de una en una cara pero puede subirse encima de una pieza bloqueándola. Además, una vez encima, puede ir de ficha en ficha y bajarse en huecos inaccesibles para otras piezas. Para detener un escarabajo se puede poner otro encima, montándose pilar digno de els bordegassos de Vilanova. Ojo, que a la hora de ponerlo en juego lo hace como el resto, adyacente a una pieza del jugador, no encima de nadie.
  • El saltamontes: Sólo se mueve en línea recta, la distancia necesaria hasta llegar al primer hueco disponible.
  • La araña: Cuidado, que esto hay que explicarlo bien. Se mueve tres espacios, ni más ni menos. El tema es que aquí hay que tener en cuenta que esos espacios corresponderían a un tablero imaginario.
  • La hormiga soldado: Puedes ponerla donde te rote, siempre que se respeten las restricciones arriba mencionadas.

Expansiones

Como siempre pasa, si un juego tiene éxito sacan expansiones y Hive no iba a ser menos. Hasta la fecha han sacado tres.

  • El Mosquito: Adquiere las características del insecto adyacente (independientemente del jugador propietario) elegido. Así que si el mosquito de cada jugador adquiere la habilidad del escarabajo… ¿Recordáis lo del pilar de antes? Pues echa cuentas: la ficha base + los cuatro escarabajos + los dos mosquitos = Pilar de 7.
  • La mariquita: A medio camino entre la araña y el escarabajo, se mueve tres espacios sin excepción. Los dos primeros por encima de la colonia y el tercero a ras de mesa, y por éste orden.
  • El bicho-bola: Se mueve como la reina, pero si no se mueve puede pillar un bicho adyacente (sin importar el propietario) y ponerlo en otra cara libre del bicho-bola. Eso sí, no puede “trasladar” un insecto recién movido del adversario.

Partidas

Suelo jugar con Sh. Moriarty, y en cinco o seis partidas (unos 10/15 mins. c/u) nos hemos tomado la medida bien tomada. Al principio íbamos tanteándonos, y solía ganarme por mi manía de jugar al ataque e ignorar mi reina. Pero una vez asumí mi talón de Aquiles, la cosa ya cambió y cada partida suele convertirse en una carrera a contrarreloj.

En la más reciente (probando las expansiones, para más señas) la primera la gané yo, la segunda él y, al llegar a la partida de desempate, se generó un nivel de tensión tremendo. Estábamos en el punto de que ambos sabíamos que el que cometiese el primer error, perdía. Si las anteriores eran plantear bien el terreno de juego y luego una serie de jugadas a caraperro, la tercera era un tanteo, un pisar con cuidado, un plantar minas y, finalmente, una carrera a tumba abierta.

Finalmente, ganó él en buena lid entomológica.

Como siempre he dicho, los juegos de reglas simples suelen ser los más complejos y los más divertidos.

“Vamos en la primera oleada.
¡Eso significa más bichos que matar para nosotros!”

Teniente Willy (Steven Ford)
Starship Troopers

Anuncios

Acerca de Dan_Solo

Blogger errático y sin un tema fijo a tratar. Pongo lo que me apetece (de la forma menos giliborde que pueda) y si a alguien no le gusta, que siga surfeando. No trolls allowed.

Publicado el 2017-05-24 en Ludomanía. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: