Por qué me gusta Daredevil

Cuando vi el teaser trailer, se me pusieron los pelos de punta. No era por Ben Affleck, que había oído peores candidatos por aquel entonces. En el caramelito ese aparecía Coolio, Elektra llevaba un traje negro (y estamos hablando del único personaje de Marvel que jamás ha cambiado de uniforme) en plan Trinity, y lo peor de todo. Kingpin negro. No es por ser racista, que no lo soy, sino que seguro que había gente igual de buena en el nivel interpretativo que Michael Clarke Duncan, e igual de corpulento, pero en blanco (que me puse igual con la edad de Pícara en el cómic y en la peli.).

Llega el día del estreno. Voy con los amiguetes. Empieza la peli, los títulos de crédito son originales (ventanas formando palabras en Braille para después convertirse en caracteres que podamos leer, buen detalle conociendo al personaje), y cuando acaba el traveling que abre la peli, cambio de opinión y sé por dentro que la peli me gustará. El último plano de ése travelling (DD abrazando una cruz) es una portada del cómic, en concreto la del número cuatro del segundo volumen (escrito por Kevin Smith y dibujado por Joe Quesada).

Sigue la peli. Los nombres de los boxeadores son los de dibujantes y guionistas de la serie, Frank Miller (el que resucitó la serie y puso al bueno del abogado ciego entre el top 10) hace un cameo, Kevin Smith también, el cabrón del primer juicio (y al que DD mata, antes de entrar en el club de los vigilantes con código ético) se llama Joe Quesada.

Y aunque el origen de los poderes y la motivación para enfundarse ese traje de cuero de motero es diferente al original, es más creíble. Sobretodo cuando decide adoptar su alias. Daredevil significa temerario, y mientras en el cómic los macarras de clase se lo llamaban en plan sarcástico, en la peli es por un lado por el alias de su padre, Jack “the Devil” Murdock (en el cómic es “batallador”), y por otro los macarras le retan (“I dare you”) a rebotarse.

Aparece Elektra (:D_), y aunque en la edición en DVD han quitado una frase que no ademas de no aportar nada, es absurda en su concepto, el personaje es en su base el mismo. Lo del traje se explica de forma clara, como se acaban enfrentando había que evidenciar que eran de bandos diferentes, él de rojo, ella de negro (si ambos fueran de rojo las escenas serían un poco confusas), además de añadir un toque del origen/final ninja de Elektra. El plano de cuando Bullseye empala a la chica, es idéntico a LA viñeta, salvando el tema de trajes y tal.

Bullseye resulta que va sin traje. Bueno, un tio en mallas con una diana dibujada en la capucha no da tanto miedo como el macarra-psicópata de Collin Farrell, rapao y con una diana marcada a cuchillo en la frente. Como detalle, en la peli se decide de forma arbitraria que es irlandés (o no tan arbitraria, sabiendo de donde es el señor Farrell).

Y lo mejor para el final. Kingpin. Aparece en escena. Y aparte de que llena la pantalla de forma obvia, tiene esa sonrisa propia de él (“sigues respirando porque no me apetece que dejes de hacerlo”). Es igual de cabrón que el original, así que de repente dejé de ver a un Kingpin, para ver a Kingpin.

Luego viene la decisión de Matt de no matar a nadie, por más que se lo merezca, duelo con Bullseye, con Kingpin, y el último plano de la peli (que es la foto que he puesto al inicio) es otra portada, la del primer número del segundo volumen, escrito por Kevin Smith y dibujado por Joe Quesada (que es la que está aquí, en la derecha).

Cuando vi el DVD, la cosa fue a más, porque tanto el guionista/director, Ben Affleck y Michael Clarke Duncan son grandes fans del personaje (y el señor Duncan de Kingpin, para más señas). Así que si se hace una peli con ese cariño, es normal que me acabase gustando. Incluso en las escenas en las que Ben Affleck aparece, si era de Matt Murdock, iba con lentillas para que no viese nada y hacer bien de ciego (que no veas el maestro que le dieron), y si era de acción, las hacía él siempre que pudiese.

Lo de Coolio se explica en la versión del director. Es una subtrama jurídica, que parte del atractivo del personaje es la dualidad entre defensor de la ley por el día, y defensor de la justicia por la noche.

Puede que no sea la mejor, sobretodo si la comparamos con las de nuestro amigo y vecino Spiderman, pero desde luego es de las que más me gustan.

“Yo no soy el malo, chico. (…) No soy el malo. No lo soy.”
Matt Murdock/Daredevil (Ben Affleck)
Daredevil

Anuncios

Por qué me gusta Ghost Dog

No sé cómo me enteré de esta película, pero cuando la vi en DVD me lancé por ella sin dudarlo. Y mereció la pena.

Sabía que Forest Whitaker interpretaba a un Asesino a Sueldo (o hitman, que queda más molón) con un sentido del honor particular, que según la película es el Hagakure cuando debería ser el bushido, pero bueno, creo que ambos códigos dicen más o menos lo mismo, así que no me importa ese detalle. Aunque han intentado hacerlo tan “samurai”, que cuando enfunda la pistola lo hace girándola como si fuese una katana. Con una espada lo entiendo, los giros hacen que la sangre salga despedida limpiando la hoja, pero con una pipa… Es lo único que creo que es superfluo, pero esos detalles dentro de lo que cabe, no importan.

Lo que importa es que es un hitman con honor. Todas las películas de sicarios las protagonizan gentes con un sentido del honor particular, desde Leon, hasta Asesinos. Pero en ésta el sentido del honor está claramente definido y compartimentado. Hasta el punto que, por un giro argumental, se ve obligado a hacer el último acto de honor. Y su, por así decirlo, maestro, también. Por otros motivos, pero lo mismo al fin y al cabo.

El solitario por definición traba amistad con un tahitiano que no habla ni papa de inglés, y se pasa la peli hablando en francés. Como no tengo pajolera idea de la parla de nuestros vecinos del norte, decidí verla con los subtítulos. Y ahí me dí cuenta de un aspecto interesantísimo. Que sin entenderse por vía oral, hay algo que los une y hace que se entiendan. Uno dice una cosa, y el otro, dice lo mismo sin saberlo. Seguramente os ha pasado alguna vez. Y si sabeis con quien os ha pasado, os recomiento que no perdais contacto con dicha persona.

Hay un momento en que el taitihano, lleva al prota (Ghost Dog) a ver algo curioso. Un hombre está construyendo una barca en la terraza de su casa, y estamos hablando de un edificio de unas cinco plantas. A primera vista parece una estupidez, pero luego si te paras a pensar, no lo es tanto. El hombre si construye eso es porque le hace ilusión, es uno de los sueños de su vida. Y el hecho de que esté tierra adentro, encima de un bloque de cinco pisos no es motivo para que no lo cumpla. Para el resto del mundo, o casi, es una memez. Pero para él es la resolución de un sueño.

Desde el principio te hueles el final, y aún más cuando se posa un petirrojo en su rifle, y en vez de espantarlo, decide perder el blanco y disfrutar de algo tan bonito y tan inocente. Un pájaro posado en un artefacto de muerte. Al fin y al cabo, si se permite el lujo de perder el blanco, es porque tiene un plan B, y porque lo que hace lo hace sin odio ni rencor. Es lo que toca, y punto. Y el capo también hasta cierto punto tiene esa clase, ese savoir-faire que no abunda. Ambos son los últimos representantes de una especie que se extingue, ambos se reconocen como tales, y por eso, cuando se encuentran cara a cara, el uno hace un último acto, y el otro, espera a que lo haga. Os remito al fotograma que incorporo para que os hagáis una idea.

Sé que el protagonista es un asesino. Pero pese a eso, simpatizo con él, porque creo que es de los que no matarían a cualquiera por un precio, por más alto que fuese.

“Plan B.”
Ghost Dog (Forest Whitaker)
Ghost Dog

Por qué me gusta Conan El Bárbaro

“Conan, el Bárbaro” es la primera película de la que tengo recuerdo. Por aquel entonces, yo era un tierno infante de 6 añitos. Me aburrí tanto, inocente de mí, que le quité las ganas a mi padre de llevarme otra vez al cine (cosa que ya de por sí harto difícil, porque no le gusta ir al cine). Afortunadamente lo conseguí, y retornamos al cine para ver una película que me marcó. Pero esa es otra historia que será contada en otra ocasión…

Crecidito, la volví a ver. La música me impactó. El director, John Millius quería hacer una ópera y lo logró. Pocos diálogos, pero contundentes. Y el protagonista, Conan, se basaba en el literario más que en el del cómic, que a la sazón fue el que conocí. Por allá el 96 editaron la colección, pero entre que se publicaron según el orden cronológico (y no el de escritura), y que había historias de relleno, honrosas todas, de varios autores (sobretodo L. Sprague de Camp) para enlazar bien con los textos de Robert E. Howard, y que no disponía del líquido necesario, no las seguí. Ahora están saliendo de nuevo, pero sólo las escritas por Robert E. Howard y en orden de escritura. Están las ediciones DeLuxe y las rústicas.

Pero volvamos. Si me gusta Conan, es precisamente porque es acción con unos pocos pero contundentes dialogos. Una historia de venganza, un toque de magia pero sin abusar, unos paisajes familiares, unos personajes que aunque no tuviesen mucha profundidad son creíbles (al menos en la versión que se estrenó, que en la de DVD hay un diálogo del cimmerio, más propio del literario que el de cómic). Y cómo no, es épica por definición, y a las hachas me remito…

No soy capaz de dar razones objetivas del por qué me gusta esta película, pero cuando la veo siento algo en el estómago. Es algo irracional, pero ahí está.

Y si, como se rumorea, se rueda una nueva peli de Conan, espero que el prota sea The Rock, que en “El Rey Escorpión” demostró que puede dar el pego. Lo único que se necesita es un buen guion y un director que no haga videoclips. Y ya puestos a desear, que la protagonista sea Jennifer Garner, en el paper de Red Sonja, o Rosario Dawson como Bêlit.

“El es Conan, el bárbaro. El no llora. Yo lloro por él.”
Subotai (Gerry Lopez)
Conan El Bárbaro

Por qué me gusta Mulan

Reconozco que es fácil que las películas de Disney gusten a la mayoría, pero si quitas las cancioncitas y el tono pegajoso y edulcorado, pocas se salvan de la quema.

Mulan es de esas pocas, al menos según mi criterio. Después de ésta, Disney como tal no hizo ninguna peli buena hasta Chicken Little. Y desde luego ninguna tan épica hasta la fecha.

Si está en mi top ten por encima de Matrix es porque tiene todos los ingredientes de las pelis que me gustan, en una sola. Escenas con carga dramátca (p.e. Cuando hacen la leva, Mulan suplica que no se lleven a su padre), escenas con MUCHA carga dramática (p.e. Cuando Mulan decide suplantar a su padre, a riesgo de perder la vida y desonrar a la familia si la pillan), escenas ahí-tus-huevos (p.e. Mulan subiendo al palo), escenas épicas (p.e. La batalla del paso de Tung Xao), escenas de Lealtad (p.e. Mulan tiene un plan para entrar en el palacio, llama a sus amigos y sin pensárselo dos veces, estos la siguen), la consabida escenita de amor, y un malo MUY malo.

El tema de las cancioncitas me trae de cabeza, porque me cortan el rollo en seco. No me gustan los musicales. Pero Mulan tiene tres canciones, la inicial que apenas aporta nada a la historia, la casi inmediatamente posterior que tambien aporta poco (almenos no aporta nada nuevo), y la de la escenita de entrenamiento. Si por mi fuera, eliminaba todas menos ésta última (y básicamente porque forma parte de la escena ahí-tus-huevos).

Si a esto le añadimos la música de Jerry Goldsmith (el tema de la decisión de Mulan y el de la batalla del paso me ponen el vello como escárpias simplemente recordándolos) el resultado es una peli que no me canso de mirar, con y sin palomitas.

“¡Conozco mi deber! Es hora de que aprendas el tuyo.”
Fa Zhou (Soon-Tek Oh)
Mulan

Por qué me gusta la Saga Matrix

Uno de los motivos que me convencieron fue una frase; “es la demostración de que se puede hacer una película de La Patrulla X, y Keanu reparte unas patadas que no veas”.

Lo sé, no tengo criterio.

Fui a verla, y en los primeros compases ya adiviné de qué iba. Trinity dando esos brincos, y corriendo por la pared, y los polis que flipan cuando la ven saltar de un edificio a otro… En mi interior me dije “OK. Esto es un ciberespacio, sólo que los polis o no lo saben o son personajes pseudo inteligentes (personajes secundarios en un juego, también llamados Personajes No Jugadores)”. Di en el clavo. Me encanta el género cyberpunk y me emocioné en esos primeros minutos. Luego ya vino el tema del despertar de Neo (vaaaaaaya, resulta que los polis no eran PNJ, lo que significa que no todo el mundo sabe que está metido en una RV), lo de la guerra contra las máquinas (el detalle de la pila es increíble), lo del Elegido, lo de las lecciones de kung-fu (llamadlo cheat-codes, trainers, o pokes). En una peli tenemos, Neuromante, Terminator, Dune y Operación Dragón. Todo junto.

Las escenas de acción todas son impresionantes, pero lo del Bullet Time… Que no vaya presumiendo el señor John Gaeta, que ese efecto lo vi en un clip de Sting y en un anuncio de coches, años antes de Matrix.

Y aunque haya personas (¿personas?) que digan que está sobrevalorada, que me mencionen tan sólo una peli de acción, que tenga ese trasfondo (Zen y Descartes combinados) sin que sea plomiza.

Luego vinieron Animatrix (la demostración de que una historia, si es buena, no depende del formato), y el videojuego (pordiossss, un juego que NO sustituye la película sino que la complementa). Ambos casos ayudan a la peli, pero no se hacen necesarios. Cuando acabe esta perorata, pondré lo que considero el orden de visualización…

Después, Reloaded y Revolutions, que dio una(s) vuelta(s) de tuerca a la historia. El argumento rompe aún más los esquemas. Un agente Smith reconvertido a virus, que aunque el hecho de que no tenga “propósito” le toque la moral, es lo propio de un virus (o una persona, que tenemos varios propósitos o ninguno, pero no uno sólo). El hecho de señalarte que las decisiones son fáciles de tomar, que lo duro es comprender o aceptar el porqué las tomamos. Que para conocer a una persona debes pelearte con ella (aunque sin necesidad de llegar a las manos :Þ), que en los tiempos de bonanza todo el mundo se lleva bien y cree que se conoce. Que si sabemos el “por qué” de lo que nos interesa en ese momento, tenemos ganado mucho (ahora voy a Ca’n Merovingio porque me lo ha dicho el Oráculo…). Y lo peor de todo…

Que Sión no es más que la papelera de reciclaje de Windows. Que Neo es el sexto Elegido, que no es más que un programa que ha sustituido la conciencia de una persona real. O peor aún, que, viendo los monitores traseros, todos los Neo tienen la misma pinta plantando la semilla de una segunda Matrix, el mundo “real” (lo que explicaría porqué Smith posee el cuerpo de Bane). Si hay gente que no cree en esa utopía en la que vive, si en el fondo queremos pasarlo mal (como bien dice Smith cuando interroga a Morfeo), lo que yo haría sería crear otra RV, copia del mundo real, para que esas conciencias estén tranquilas y yo seguir aprovechando esa electricidad. Y que por sexta vez, el “Elegido” decide enviar a tomar por culo toda la humanidad (supuestamente) a favor del amor de su vida.

Acto seguido, viene el sartenazo que se lleva Morfeo cuando Neo le dice que lo del Elegido es una patraña. El hecho de que Neo se dé cuenta (¿coincidencia?) de que puede tumbar a un centinela en el mundo “real” (ok, o hay dos Matrix o el tipo es como la protagonista de Conde Cero, conectada permanentemente a la red sin necesidad de cables, viviendo a la vez dentro y fuera del ciberespacio). En cuanto a las escenas de acción, combates mejores (salvo ciertas tomas de Neo vs. Smithn), y LA persecución.

Y entonces llega Revolutions. Neo está en una estación de tren con tres programas. Y resulta que uno de ellos menciona que para pasar de un mundo a otro (o debería llamarlo sistema operativo) debe hablar con Merovingio. ¿Un programa de Matrix al Mundo Real? Confirmado, hay dos Matrix, y Neo está pillado en una especie de protocolo de conversión (como si un PC tuviese Windows, otro Linux, y Neo se queda a medio camino de uno y otro). Cuando van a hablar con Merovingio, resulta que dejan caer que Seraph era de su banda (“El ángel sin alas”, ”mi Judas particular”, “el hijo pródigo ha vuelto”), revisitan al Oráculo (interpretado por otra actriz debido a la muerte de la primera, y justificado en el videojuego) dejando caer que lo que tiene un principio (Neo se cuela en el cuerpo de Smith en la primera peli) tiene un final (que Smith se cuele en el cuerpo de Neo). Y que como se dice en Reloaded, el camino del Elegido, acaba en la fuente. El origen de todo, la ciudad 01. Aparece Bane/Smith, deja ciego a Neo (¿un Mesías ciego? Como en El Mesías de Dune). Neo aprende a ver el código del “Mundo Real” aunque solo parece ver lo de origen meramente digital (Smith, centinelas y demás). De mientras, mega invasión del muelle de Sión con mechas protegiéndolo (si los Wachosky beben del anime, es lo que faltaba para hacerlo más espectacular). La Logos (un Mesías llevando La Palabra –logos-, curioso) se acerca, y hay un momento en la peli que te despeja toda duda. Un centinela choca con el casco de la Logos, pero en la “segunda visión” de Neo, atraviesa al bueno de Keanu. Hay dos Matrix, joer. Negociación con el más alto cargo de las máquinas, Deus Ex Machina y hala, a salvar ambos mundos de un programa descontrolado, enloquecido y con mucha mala leshe.

Pelea chunga al estilo Dragon Ball (y al que diga que no, le meto), a ver si es posible vencer sin sacrificarse, Smith que empieza a preocuparse por su némesis (muchas veces es mejor tener un buen enemigo, que un mal amigo), algo demasiado humano. Y al ver que no hay remedio, y tras esa pistaza que suelta Smith (en plan Dejà Vu, que tiene tela que un programa tenga dejà vu), el Mesías hace lo que debe hacer todo Mesías. Sacrificarse. Se deja poseer por Smith (peazo troyano nos ha salido), y como ya están entrelazados, Deus Ex Machina hace lo que corresponde, se carga a Smith, como el Dr. Frankenstein intentando eliminar a su monstruo (nótese la pinta de ángel que tiene Neo en esa escena). Ambos códigos se han restablecido, todo vuelve a la normalidad (manera chunga de limpiar un ordenador de virus), el otro “sistema operativo” llamado Sión no se formatea, y a partir de ahora, todo aquel que desee liberarse (no especifica si humanos o software) puede hacerlo sin represalias.

Algo que en este mundo no se puede hacer. El que se quiera liberar de algo, es muy difícil que lo haga sin consecuencias desagradables.

Una saga épica a más no poder. Y como he prometido, una guía de visualización (requiere acabarse previamente Enter The Matrix con ambos personajes) para ver toda la saga más redondeada (sujeto a corrección).

1. Matrix
2. Animatrix

  • -El segundo renacimiento (partes I y II)
  • -Historia de Kid
  • -El Ultimo Vuelo de la Osiris

3. Enter The Matrix

  • Niobe
    • Post Office
    • City Driving
    • City Rooftops
    • The airport
      • Check in
      • The Belts
      • Jackson in Stream
      • Jackson in Stream 2
      • Hangars
      • The Bowels
  • Ghost
    • The Airport
      • Control Tower 2 (las anteriores, a voluntad)
  • Niobe
    • The Airport
      • Catching a plane
      • Agent on board
  • Ghost
    • Aqueduct

4. Matrix Reloaded (desde el incio hasta que Neo sale volando tras enfrentarse a tres agentes)
5. Enter The Matrix

  • Niobe
    • The Sewers
  • Ghost
    • The Chateau
  • Niobe
    • Under The City
  • Ghost
    • Zen Garden

6. Matrix Reloaded (desde el punto anterior hasta que Niobe contacta con Link)
Enter The Matrix

  • Niobe
    • The Freeway

7. Matrix Reloaded (desde el punto anterior hasta que Niobe hace estallar la central)
8. Enter The Matrix

  • Niobe
    • The Power Plant

9. Matrix Reloaded (desde el punto anterior hasta el fin de la película)
10. Enter The Matrix

  • Ghost / Niobe
    • Tea House
  • Niobe
    • Skyscrapper
    • Chinatown
    • Onboard the Logos

11. Matrix Revolutions

“Lo que de verdad hará que luego te devanes los sesos será:
«¿lo habrías roto si yo no te hubiese dicho nada?»”

El Oráculo (Gloria Foster)
Matrix