Niños Rata de los cojones (o por qué no me gusta jugar en modo online abierto al 100%)

No soporto a los niños rata1 con mods/trainers/como-se-llame-ahora.

Jugando al Grand Theft Auto V (estaba barato y me convenció un viejo amigo para unirme a su banda) me pongo en modo pasivo para que ningún jugador pueda interactuar conmigo (ni me puede matar ni puedo hacer misiones). Se sabe si un PJ está en pasivo porque se ve translúcido.

Tiro de bici para subir resistencia y poder correr más en los tiroteos, cuando paso a las vías del tren y paro en un puente en el que veo un paracaídas y, aprovechando la ocasión, practico parapuente (perdón por el chascarrillo fácil). AterriZAMBULLO en el río de debajo y me dejo llevar.

En eso que oigo a un helicóptero que se acerca y explosiones y ametralladoras y mierdas así, y que a mi alrededor van cayendo esas lindezas.

Un mongolo ve a un jugador yendo por el río, y sólo se le ocurre disparar misiles y ametralladoras (y porque no tendría un cañón orbital). Sólo se le ocurre ir a joderle la partida de forma gratuita a uno que estaba claramente en actitud pasiva.

Y sigue disparando. Y que no para. Y que ve que no me afecta. Y que aterriza y va a pistola. Y yo que me canso de ir por el río y me acerco a él/ella/ello/elle 2.

Despacito.

Sin correr.

Mi PJ vestido de motero con chupa de cuero, pantalones de cuero, botas de cuero y gafas de sol (no de cuero).

Y que las balas siguen sin hacer mella.

Entonces el niño/a/e2 rata se acojona mucho. Hasta el punto de salir por patas y volver al helicóptero para alejarse toda mecha de ése Terminator que supuso que era mi PJ.

Se cree el niño rata cabrón que son todos de su condición. Lo mismo asumió que yo también era un modder y me iba a despachar a gusto. Ahora bien, hubiera dado un imperio por ver la cara que ponía al ver como alguien se acercaba a decirle cuatro cosas bien dichas XD.

“Necesito tu ropa, tus botas y tu motocicleta”
T-800 (Arnold Schwarzenegger)
Terminator 2: Judgement Day


(1) A falta de una definición *MÁS* ofensiva todavía.
(2) Para que no se indignen los pielesfinas salvapatrias que ocasionalmente puedan pasar por aquí.

Anuncios

Sólo les tengo unas cosillas que decir

El jueves 17 de agosto, Barcelona sufrió un atentado con 13 muertos y una cincuentena de heridos.

Pues bien, a esos montones de mierda que se dedican a matar porque quieren imponer los caprichos de su líder (real o amigo imaginario).

A esos montones de mierda que patrocinan a los montones de mierda anteriormente mencionados.

A esos montones de mierda que venden armas a los montones de mierda anteriormente mencionados.

A esos mismos montones de mierda que luego aprovechan las víctimas para sacar ventaja política.

A esos montones de mierda que les lamen las pelotas a los montones de mierda anteriormente mencionados para sacar ventaja política, económica y/o de favor.

A esos montones de mierda que aprovechan la ocasión para demostrar su ignorancia y su odio irracional riéndose del dolor de las víctimas.

A esos montones de mierda sólo les tengo unas cosillas que decir.

Este barcelonés les dice que lo peor que pueden hacer a un barcelonés es obligarle a hacer algo que no está dispuesto a hacer (o lo contrario, prohibirle algo que quiere hacer). Y no estamos dispuestos a pasar miedo por culpa de unos montones de mierda.

Este barcelonés les dice que Barcelona sigue en pie y seguirá en pie, pese a sus esfuerzos por hundirla. Sus habitantes, nativos y no, aguantamos lo que haga falta y arrimamos los hombros para tirar adelante, le pese a quien le pese.

Este barcelonés les dice: foteu-vos.

Las nuevas generaciones suben fuerte

A raíz de un hilo en Twitter, Yeray Pérez Vallejo, explicando la primera experiencia rolera con su abuela, me ha picado de forma involuntaria y voy a explicar la primera experiencia rolera de dos chicas que en aquel entonces tendrían 13 o 14 años.

Una vez, estuve “trabajando” (entre comillas porque lo que hacía era entretener a gente y a mí, de paso) en un esplai de Barcelona. Los esplais, o clubes de tiempo libre, son un movimiento cívico extendido en Cataluña, Baleares y Valencia, basado en el disfrute del tiempo libre de los niños y jóvenes, sobre todo en los fines de semana y durante las vacaciones. Normalmente, está basado en el voluntariado (Wikipedia dixit).

Así que ya me ves, sorprendido de que ese esplai tuviera el manual del MERP, leyéndolo cuando un amigo me dice: “Mira, estas dos chicas jamás han jugado a rol y tienen curiosidad”.

Bueno, pues venga, a improvisar una partida. Se hacen PJ de repartir leña, y me curro el clásico “Del punto A al punto B, y por el camino a ostias, en busca de un tesoraco”.

Tras andanzas, peripecias y lances, llegan al lugar donde está el tesoraco protegido, oh sorpresa, por un dragón. Lo describo prácticamente como la versión mini de Smaug. Terrible, peligroso, y dormido like a champion. Entonces las chicas deciden acercarse sigilosamente.

Yo creí que para robar sin que les pillasen. Qué equivocado estaba.

Entonces, una de ellas dice la primera cosa que jamás pensé que diría un PJ de nivel 1 en una situación así.

“Le pego”.

Yo, alucinado, se lo describo de nuevo, y le explico que no tiene posibilidad alguna. Pero insiste, y tira dados.

Tres tiradas abiertas hacia arriba (CRI-TI-CA-ZO). Resultado: -X pv, aturdido y sin parar durante tres asaltos.

El guantazo de los domingos de Chuck Norris.

Me quedo con los ojos como platos. Señor meco que le enchufó la nena al dragón, que le dejó atontolinao tres asaltos.

La otra que lo ve, se anima y decide enchufarle otra mascá al bicho.

Otras tres tiradas abiertas hacia arriba (DJ con los ojos como bandejas). Resultado: -X pv, aturdido y sin parar durante dos asaltos.

Y entonces, entre las dos, empiezan a sacar tiradas de la reost, pero es que una tras otra. Y venga -X pv, y venga aturdidos-y-sin-parar (todos acumulativos, recuerdo). Al pobre dragón le cayó una tobita de palos que le arregló el porvenir.

Describo al dragón, intentando dar pena a las niñas, que le dejaron lleno de cortes, moratones, y demás lesiones de diverso grado.

De repente, la otra teenager, suelta la segunda cosa que jamás pensé que diría un PJ de nivel 1 en una situación así.

“Le curo”.

Sorprendido exclamé: “¿QUÉ? ¿Para qué?”.

“Para seguir pegándole”.

No consigue aturdirlo y, con cierto aprecio por su pellejo, el dragón sale volando.

PX, tesoraco, niñas entretenidas y, servidor de ustedes, acongojado ante el nivel de psicopatía y crueldad animal de unas tiernas adolescentes.

Me pregunto qué habrá sido de ellas.

 

“Me comí su hígado acompañado de habas y un buen Chianti”
Hannibal Lecter (Anthony Hopkins)
El silencio de los corderos

Asunto: Título interesante

Esta es la primera prueba para postear vía correo electrónico.

Vamos a ver, porque la comodidad de escribir desde e-mail puede llevarse el gato al agua pero se enfrenta al editor de WordPress, que permite editar fácilmente y se puede ver el resultado final sin tener que abrir y refrescar la pestaña.

Iremos probando.

"¿Dr. Hammond? Los teléfonos funcionan."
Dr. Alan Grant (Sam Neill)
Parque Jurásico

Hasta las narices de tanto machito cuñao.

Esto va a ser posiblemente largo. Y no va a gustar a todo el mundo. Estoy abierta a debatir de forma sosegada y razonada. Pero si alguien se siente tremendamente ofendido, o va a usar el #NotAllMen, o simplemente le apetece juerga por llevar la contraria, no recibirá respuesta, en el mejor de los casos. Y si alguien me lee y piensa que soy una feminazi o similar, solo tiene que darle al botón que permite que, automáticamente, dejemos de ser amigos por aquí. O, si no lo somos, puedes bloquearme tranquilamente.

El primer párrafo lo suscribo plenamente. El resto también. Aquí lo tenéis todo enterito.

 

-Pero soy yo quien debería ir.
-¿Por qué?
-Porque usted es… Y yo soy…
-Oiga, hablaremos de machismo en situaciones
de supervivencia cuando vuelva.
Dr. John Hammond (Richard Attenborough)
Dra. Ellie Satler (Laura Dern)
Parque Jurásico.

Feliz 25 de mayo.

Spring flower, twig purple lilac. Syringa vulgaris.Si ya sabes el por qué el título del post, sáltate este párrafo. Si no lo sabes, el 25 de mayo se celebra el día del Orgullo Friki porque tal día como hoy en 1977 se estrenó Star Wars, tal día como hoy en 2001 se celebró el Día de la Toalla en recuerdo de Douglas Adams (autor de “Guía del Autoestopista Galáctico“) muerto dos semanas antes, y tal día como hoy se celebra la Gloriosa Revolución en Ankh-Morpork (como se narra en la novela “Guardia Nocturna” de Terry Pratchett).

Hoy todo el mundo se despide con “Que la Fuerza te acompañe” o “Larga y próspera vida” (o “Larga vida y prosperidad” o “Larga vida y próspera” o variantes). Lo curioso del caso es que en temas fandom hay un par de despedidas icónicas, pero las hay otras igualmente famosas.

Me ha dado por recopilar algunas, pero como sé que me dejo muchas espero que en los comentarios me pongáis alguna que me haya olvidado.

Por cierto, que no pienso poner la fuente de donde he sacado esas despedidas. Es faena vuestra averiguarlo (sin Googlear, porfa), un gallifante por respuesta correcta.

  • Que la Fuerza te acompañe.
  • Larga y próspera vida.
  • Namarië.
  • Despedida: ¡Buen viaje dondequiera que vayáis, hasta que los nidos os reciban al final de la jornada!.
    Y la respuesta: Que el viento bajo las alas os sostenga allá donde el sol navega y la luna camina.
  • Buen destino.
  • Propicios días.
  • Qapla’.
  • Fonas check.
  • Kìyevame.

“Y no olviden supervitaminarse y mineralizarse.”
Superratón (Alan Oppenheimer)
Las nuevas aventuras de Superratón y las Urracas Parlanchinas

Hive (La colmena)

Mientras me decido a escoger una recetita, y/o poner una reseña de algo (cine, tv/netflix, novelas) voy a seguir con el tema boardgamer, que siempre es de agradecer.

Esperemos que los bichos no os den cosa, porque hoy toca entomología lúdica.

El qué.

20170522_202150Hive es un juego sencillo y adictivo como pocos. Se puede usar como filler si ambos jugadores acuerdan ir a machete, pero si se toma en calma, un mínimo de media hora no te la quita nadie.

Básicamente, el objetivo es rodear a la abeja reina rival usando el resto de insectos (cada uno con su movimiento especial) independientemente del jugador al que pertenezcan. En ese aspecto recuerda al ajedrez, pero como no tiene tablero, y no se despliegan todas las fichas a la vez, adquiere un componente táctico-estratégico-operacional curioso.

El cómo.

Reglas originales: Aquí (en inglés)

Pero os las pongo por si os da pereza :Þ

El juego empieza poniendo cada jugador la primera pieza (cualquiera) en la mesa, la una adyacente a la otra.

Tienes los primeros cuatro turnos para poner en juego tu abeja reina. Si no la has puesto antes, al cuarto la juegas por narices. Si has jugado otros insectos antes que la reina no los puedes mover hasta que aparezca su Majestad. Agua, ajo y resina.

En los siguientes turnos, o se mueven (siguiendo su esquema de movimiento) o se añaden a la mesa nuevas piezas (sin que las piezas de un jugador toquen las del otro, salvo en el caso de la primera ficha jugada). Una vez jugada, no se puede retirar y ponerla en la reserva.

Sólo puede haber una colmena. Es decir, que si hay una pieza uniendo un grupo de bichos con otro, dicha pieza no se puede mover. Ni siquiera si mueves a un espacio que permite seguir teniendo la colmena unida y durante el “trayecto”, dejas la colmena desenlazada.

Las piezas se tienen que mover libremente, deben poder ser deslizadas sin dificultad. Si no puedes mover una ficha arrastrándola sin levantarla del tablero (escarabajos, saltamontes y expansiones aparte) ni para salir ni para entrar, mala suerte.

Y los insectos se mueven tal que así:

  • La reina: De una en una cara de cada ficha. Lo que sería el rey en ajedrez, sólo que en vez de usar casillas del tablero, usa las cara de cada pieza.
  • El escarabajo: Se mueve de una en una cara pero puede subirse encima de una pieza bloqueándola. Además, una vez encima, puede ir de ficha en ficha y bajarse en huecos inaccesibles para otras piezas. Para detener un escarabajo se puede poner otro encima, montándose pilar digno de els bordegassos de Vilanova. Ojo, que a la hora de ponerlo en juego lo hace como el resto, adyacente a una pieza del jugador, no encima de nadie.
  • El saltamontes: Sólo se mueve en línea recta, la distancia necesaria hasta llegar al primer hueco disponible.
  • La araña: Cuidado, que esto hay que explicarlo bien. Se mueve tres espacios, ni más ni menos. El tema es que aquí hay que tener en cuenta que esos espacios corresponderían a un tablero imaginario.
  • La hormiga soldado: Puedes ponerla donde te rote, siempre que se respeten las restricciones arriba mencionadas.

Expansiones

Como siempre pasa, si un juego tiene éxito sacan expansiones y Hive no iba a ser menos. Hasta la fecha han sacado tres.

  • El Mosquito: Adquiere las características del insecto adyacente (independientemente del jugador propietario) elegido. Así que si el mosquito de cada jugador adquiere la habilidad del escarabajo… ¿Recordáis lo del pilar de antes? Pues echa cuentas: la ficha base + los cuatro escarabajos + los dos mosquitos = Pilar de 7.
  • La mariquita: A medio camino entre la araña y el escarabajo, se mueve tres espacios sin excepción. Los dos primeros por encima de la colonia y el tercero a ras de mesa, y por éste orden.
  • El bicho-bola: Se mueve como la reina, pero si no se mueve puede pillar un bicho adyacente (sin importar el propietario) y ponerlo en otra cara libre del bicho-bola. Eso sí, no puede “trasladar” un insecto recién movido del adversario.

Partidas

Suelo jugar con Sh. Moriarty, y en cinco o seis partidas (unos 10/15 mins. c/u) nos hemos tomado la medida bien tomada. Al principio íbamos tanteándonos, y solía ganarme por mi manía de jugar al ataque e ignorar mi reina. Pero una vez asumí mi talón de Aquiles, la cosa ya cambió y cada partida suele convertirse en una carrera a contrarreloj.

En la más reciente (probando las expansiones, para más señas) la primera la gané yo, la segunda él y, al llegar a la partida de desempate, se generó un nivel de tensión tremendo. Estábamos en el punto de que ambos sabíamos que el que cometiese el primer error, perdía. Si las anteriores eran plantear bien el terreno de juego y luego una serie de jugadas a caraperro, la tercera era un tanteo, un pisar con cuidado, un plantar minas y, finalmente, una carrera a tumba abierta.

Finalmente, ganó él en buena lid entomológica.

Como siempre he dicho, los juegos de reglas simples suelen ser los más complejos y los más divertidos.

“Vamos en la primera oleada.
¡Eso significa más bichos que matar para nosotros!”

Teniente Willy (Steven Ford)
Starship Troopers